Parto humanizado

Introducción

Aunque el término “parto humanizado” pudiera sonar redundante, ya que se asumiría que todos los partos son humanizados, se refiere a una tendencia que ha venido tomando fuerza últimamente donde se plantea el respeto a los tiempos y decisiones de la madre, permitiéndole a ella ser protagonista de su propio parto y al bebé llegar de la forma más natural, sin medicación y con la menor de las intervenciones del personal médico.

Qué origina este movimiento

Esta ideología tiene su origen en 1975 cuando el obstetra Frederick Leboyer publica el libro llamado “Nacimiento sin violencia”, siendo un texto polémico por plantear como violentas las prácticas obstétricas que dejaban en segundo plano las decisiones de la madre y la espontaneidad misma de los nacimientos, muchas veces en pro de un mejor manejo de las agendas de los médicos y en búsqueda de mayores ganancias económicas para médicos y clínicas.

Hoy en día la mujer gestante se topa a menudo con obstetras que sugieren como primera opción la cesárea; al mismo tiempo le es complicado encontrar médicos y/o clínicas que practiquen el parto humanizado. Aunque si bien la cesárea debe ser autorizada por los padres, muchas veces se desconocen otras opciones, ya sea por el gran temor al dolor, por la practicidad de planear fecha y hora de parto o, simplemente, desinterés por informarse de más opciones.

Qué es el parto humanizado

También conocido como parto respetado, es aquel que toma en cuenta la voluntad y necesidades de padres y bebé, así como de los tiempos naturales requeridos para el nacimiento con la menor intervención médica, brindando apoyo y cálida compañía de forma tal que la mamá se sienta plena y confiada de su capacidad ante el proceso para el que su cuerpo fue creado, trayendo éste amplios beneficios tanto a la mamá como al bebé.

Ahora bien; libros como “An easier Childbirth” y “A Mother´s guide for birthing normally” son herramientas muy valiosas para empaparse del tema, aclarar dudas, pero sobre todo dota de bases y fortalezas psicológicas para la madre, de modo que le sea más fácil afrontar el proceso.

Derechos de los involucrados en el parto

Bajo la primicia de que lo más importante es el respeto a los derechos de los involucrados, listaré los derechos y aspectos más sobresalientes de esta tendencia.

Derechos del recién nacido

-Permanecer piel con piel con su madre, sin ser separado de ella por un lapso mínimo de 2hrs.

-No cortar el cordón umbilical hasta que éste haya transferido por completo fluidos y oxígeno.

-Ser tratado con respeto y gentileza, sin ser objeto de estudios, o intervenciones con fines de estudio.

-A ser identificado y tratado con individualidad.

Derechos de la gestante

-A ser considerada como persona sana y capaz de vivir el proceso de dar a luz y a no ser sometida a estudios, o intervenciones con fines de estudio.

-A ser tratada con consideración, respetuosos de su cultura y o religión.

-A estar informada de las opciones médicas con las que cuenta, conocer el nivel de evolución de su parto, conocer la situación de salud del bebé y brindarle la oportunidad de opinar y decidir acerca de los procedimientos.

-A contar con compañía elegida por ella misma.

-No retirar al bebé, siempre que éste no requiera alguna atención especial.

-Respetar sus tiempos, biológico y psicológico, evitando realizar procedimientos o medicar de forma invasiva e innecesaria.

-A ser informada de los cuidados subsecuentes al parto tanto para ella como para el bebé.

De no respetarse dichos puntos, se incurre en violencia obstétrica; la violencia obstétrica es aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos de reproducción de las mujeres, resultante en un trato deshumanizado y excedido de medicación. Se cataloga como deshumanizado el trato cruel, descalificador, deshonroso, amenazante o racista ejercido por el personal de salud durante la atención de eventos ginecológicos o complicaciones de estos.

Derechos del recién nacido en situación de riesgo y familiares

-A recibir información actualizada, clara y de forma periódica del diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

-A tener acceso continúo a su hijo mientras su situación de salud lo permita, así como el participar de las decisiones relacionadas a su atención.

-A que le sea facilitado el lactar al bebé.

-A recibir información clara y oportuna de los cuidados que deberá recibir el bebé.

Conclusión

No importando la decisión de cada mamá o pareja, mucho dependerá de sus intereses por tener un rol activo e informado en el parto, más aún, tratándose de un suceso así de importante y único en la vida: el parto. Por lo que concluyo que el parto humanizado es tanto una elección como un derecho.

 

Bibliografía

Gente saludable_https://blogs.iadb.org/salud/es/parto-humanizado/

Gente Saludable_ https://blogs.iadb.org/salud/es/parto-humanizado-2/

Fundación Huésped_ https://www.huesped.org.ar/informacion/derechos-sexuales-y-reproductivos/tus-derechos/parto-humanizado/

Salud_ https://www.salud.gob.sv/archivos/pdf/telesalud_2016_presentaciones/presentacion21102016/PARTO-HUMANIZADO.pdf

 

Adalberto Urbina Gómez

aurbina@clea.edu.mx