Inicio Noticias En esta época invernal, ¡cuídate de la influenza!

En esta época invernal, ¡cuídate de la influenza!

327
0

Pérez- Martínez Iza1

1Universidad del Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada, Aguascalientes, México iperez@clea.edu.mx

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por el virus de la influenza. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte.

Hay cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A y B. (Ver figura 1)

Los virus de la gripe A se clasifican en subtipos en función de las combinaciones de dos proteínas de su superficie: la hemaglutinina (HA) y la neuraminidasa (NA). Los subtipos actualmente circulantes en el ser humano son el A (H1N1) y el A (H3N2). El A (H1N1) también se conoce como A (H1N1) pdm09, pues fue el causante de la pandemia de 2009 y posteriormente sustituyó al virus de la gripe estacional A (H1N1) que circulaba hasta entonces. Todas las pandemias conocidas han sido causadas por virus gripales de tipo A.

Los virus de tipo B no se clasifican en subtipos, pero los circulantes actualmente pueden dividirse en dos linajes: B/Yamagata y B/Victoria.

Los virus de tipo C se detectan con menos frecuencia y suelen causar infecciones leves, por lo que carecen de importancia desde el punto de vista de la salud pública.

Los virus de tipo D afectan principalmente al ganado y no parecen ser causa de infección ni enfermedad en el ser humano.

En México, en lo que va de la actual temporada invernal, el SINAVE (Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica) reportó los siguientes subtipos de este virus que han ocasionado enfermedad, siendo en su mayoría tipo A (ver tabla).

Signos y síntomas

Suelen aparecer de manera repentina. Las personas enfermas a causa de la influenza a menudo tienen algunos de estos síntomas o todos:

  • Fiebre/sentirse afiebrado o tener escalofríos (es importante aclarar que no todas las personas con influenza tendrán fiebre).
  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Mucosidad nasal o nariz tapada.
  • Dolores musculares y corporales.
  • Dolores de cabeza.
  • Fatiga (cansancio).
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Existen varias pruebas disponibles para detectar los virus de la influenza en muestras respiratorias. Las más comunes se denominan “pruebas de diagnóstico rápido de la influenza” (RIDT, por sus siglas en inglés). Las RIDT detectan las partes del virus (antígenos) que estimulan una respuesta inmunitaria. Estas pruebas arrojan resultados dentro de un lapso aproximado de 10-15 minutos. 

Existen otras pruebas de influenza llamadas “pruebas moleculares de detección rápida” que detectan el material genético del virus de la influenza. Los ensayos moleculares de detección rápida pueden arrojar resultados al cabo de 15-20 minutos y son mucho más precisos que las RIDT (ver figura 2).

Tratamiento

El tratamiento con medicamentos antivirales para la influenza funciona mejor si se inicia dentro de los 1 a 2 días después de la aparición de los síntomas de influenza, y pueden aliviar los síntomas y reducir el tiempo de la enfermedad en aproximadamente un día; además puede ayudar a reducir algunas complicaciones causadas por la influenza.

Prevención

La mejor forma de reducir su riesgo de influenza estacional y sus complicaciones potencialmente graves es vacunarse cada año a partir de los 6 meses de edad. 

Actualmente, existen tres tecnologías diferentes de producción de vacunas contra la influenza aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA): vacuna contra la influenza a base de huevos, vacuna contra la influenza de cultivo celular, y vacuna recombinante contra la influenza.

Los siguientes hábitos previenen el contagio de la influenza.

  1. Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas. 
  2. Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar. Los virus de la influenza se propagan principalmente a través de las gotitas que van por el aire y se producen al toser, estornudar o hablar.
  3. Lavarse las manos con frecuencia ayudará a protegerse contra los gérmenes. Si no hay agua y jabón, use un limpiador de manos a base de alcohol. Las manos limpias salvan vidas.
  4. Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Los gérmenes se pueden diseminar cuando una persona toca algo contaminado con gérmenes y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.
  5. Practique otros buenos hábitos de salud. Duerma bien, manténgase activo físicamente, controle su estrés, beba mucho líquido y coma alimentos nutritivos.

Grupos de riesgo

Los niños menores de 5 años, adultos mayores, así como personas con comorbilidades son los principales grupos de riesgo para esta enfermedad.

Referencias

  1. CDC. (n.d.). Síntomas y Diagnóstico de la influenza. Centers for Disease Control and Prevention. https://espanol.cdc.gov/flu/symptoms/index.html
  2. OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud. (n.d.). Influenza, SARS-COV-2, VSR y Otros Virus respiratorioshttps://www.paho.org/es/temas/influenza-sars-cov-2-vsr-otros-virus-respiratorios#:~:text=Los%20virus%20de%20la%20gripe%20A%20se%20clasifican%20en%20subtipos,y%20el%20A(H3N2)
  3. SINAVE. (n.d.). INFORME SEMANAL DE LA COVID-19, INFLUENZA Y OTROS VIRUS RESPIRATORIOS, 2023. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/829865/INFLUENZA_OVR_SE22_2023.pdf

Referencias de las imágenes:

Figura 1. Estructura del virus:

Figura 2. Prueba rápida de influenza.

Tabla 1. “Captura de pantalla del informe de Semana Epidemiológica 51 de la Secretaría de Salud”.