Calentamiento global, derretimiento de los glaciares y su aportación a nuevas enfermedades

Desde hace 10,000 años el planeta ha experimentado una relativa estabilidad climática; sin embargo los cambios en el sistema climático global se han presentado por distintas causas, entre ellas el cambio por factores naturales; el aumento de las emisiones de gases a la atmósfera está provocando un incremento de la temperatura en todo el planeta causado principalmente por las actividades humanas; según análisis independientes de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA, por su acrónimo en inglés) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su acrónimo en inglés), las temperaturas globales de la superficie de la Tierra en el año 2019 fueron las segundas más cálidas desde 1880. Los cambios extremos del clima están generando el derretimiento de los glaciares dejando al descubierto patógenos antiguos y desconocidos para la ciencia. No solo nos estamos enfrentado a los cambios climáticos, también estaremos enfrentado a enfermedades de más de 1000 años, generando uno de los desafíos más serios para la humanidad. Por lo anterior, el presente trabajo pretende generar reflexión sobre la importancia de la desaparición de los glaciares y una desfavorable influencia en la salud.

1.     INTRODUCCIÓN

La Tierra proporciona la base principal para el sustento humano y el bienestar incluyendo el suministro de alimentos y agua dulce; cerca del 3% del agua dulce se encuentra congelada en los glaciares y los casquetes polares. El Dr. Rubén Basentes (2019), indicó que los glaciares y las superficies continentales cubiertas por hielo representan cerca del 10% de la superficie terrestre y contienen más del 75% del agua dulce sobre la Tierra. Antes de emprender el tema es necesario conocer el concepto de éste.

El agua líquida de los glaciares puede provenir de dos fuentes: de la fusión de nieve o hielo o directamente de la lluvia. El sistema hidrológico interno de un glaciar es complejo, variando de lugares de percolación (paso lento de fluidos a través de materiales porosos) a sistemas de túneles, grietas y cuevas. Los glaciares del mundo acumulan más del 75 por ciento del agua dulce de la Tierra y forman parte del ciclo hidrológico (Delso, 1981).

La importancia de conservar los glaciares es que estos actúan como reservas de agua y retienen parte de las precipitaciones; otro factor importante es que son reguladores climáticos, debido a que los glaciares reflejan entre el 45% y 85% de la luz del Sol que llega del espacio, enfriando el planeta. La mayoría de los glaciares se encuentra en los casquetes polares, es decir, Ártico, Antártico y Groenlandia; el resto se encuentra en las montañas, las cuales cumplen un papel muy importante ya que sus deshielos alimentan los ríos que después abastecen de agua potable. Esta agua dulce del deshielo se mezcla con el agua salada del mar generando corrientes marinas que también regulan el clima del planeta. (Álvarez, 2013)

En la actualidad los glaciares se están derritiendo a una velocidad increíble como consecuencia del aumento de la temperatura global; este fenómeno se produce cuando  la concentración de gases de efecto invernadero (GEI), tales como el bióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), los óxidos de nitrógeno (N2O) y los clorofluorocarbonos (CFCs) se acumulan en la atmósfera creando una capa cada vez más gruesa; en ella se atrapa más calor del Sol y, como resultado, nuestro planeta se calienta mucho más. Para finales del siglo se esperarían cambios importantes de la cobertura glaciar debido al calentamiento atmosférico (IPCC, 2019).

El deshielo de los glaciares ocasiona serios problemas al medio ambiente y puede poner en riesgo la salud humana; al quedar expuestos patógenos ancestrales podrían resurgir enfermedades que causaron epidemias globales en el pasado, o el descubrimiento de nuevas enfermedades para las cuales plantas, animales y seres humanos no estaríamos preparados.

  1. DESARROLLO

Recordemos que el calentamiento global está provocando el derretimiento de los glaciares y de zonas del suelo que han permanecido congelados, albergando bacterias, virus y hongos por miles de años. Científicos han realizado diversos estudios, en donde indican que los microorganismos pueden retornar a la vida si han permanecido en sitios que garanticen su preservación; esto podría generar un gran problema debido a que, con el derretimiento, antiguos microorganismos, inactivos por mucho tiempo y nuevamente liberados, provocarían que nos enfrentáramos a nuevas enfermedades para las cuales probablemente nuestro sistema inmunológico no estaría preparado para combatirlas.

Científicos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA), realizaron el estudio en el año 2005 de un lago congelado, en Alaska, en donde descubrieron bacterias de 32 mil años de antigüedad, las bacterias Carnobacterium pleistocenium que estaban congeladas desde el Pleistoceno, cuando los mamuts aún vagaban por la Tierra. Cuando los científicos derritieron el hielo, las bacterias comenzaron a moverse como si hubieran estado dormidas por miles de años (Díaz R, 2017)

Otro grupo de investigadores de microbiología antártica de la Universidad de Montana, detectaron bacterias vivas en el interior de glaciares de 420.000 años de antigüedad, en donde lograron que se reprodujeran, comprobando cómo los microbios evolucionaron e intercambiaron ADN dentro de las placas de hielo. (Yong. E, 2014).

En México descubrieron bacterias de 10-50 mil años dentro de cristales en una mina, observando que las bacterias comenzaron a multiplicarse al ser retiradas de dichos cristales.

Fig. 1 Antártica

Hay un riesgo potencial a que retornen a la superficie de la tierra, los patógenos que se encuentran dentro de los casquetes glaciares y en el hielo, como consecuencia del calentamiento global. Existe miedo e incertidumbre pues quedaremos expuestos a microorganismos que estuvieron ausentes por miles de años, con los cuales, el hombre moderno, nunca tuvo contacto.

El investigador francés Jean Michel Claverie (2013) dijo: “Si el patógeno no ha estado en contacto con los seres humanos durante mucho tiempo, el sistema inmunológico no estaría preparado, de modo que sí, eso podría ser peligroso

Al quedar liberados los patógenos estos podrían dispersarse en el aire, infectando a los animales que, al ponerse en contacto con otras especies, podrían transmitir nuevas enfermedades con efectos devastadores. Si quedamos expuestos a bacterias o microorganismo que volvieran a resurgir después de miles de años o que fueran el surgimiento de “nuevos virus” con una capacidad para incorporar mutaciones y producir variantes que les permitan adaptarse a sus nuevos hospederos o evitar la respuesta inmunitaria, y del cual no tendremos conocimientos, ni registros, contaríamos con poca inmunidad (resistencia) contra el mismo o ninguna. De esa manera podría transmitirse fácilmente entre personas y propagarse rápidamente por todo el mundo, de modo que la amenaza de una pandemia sería real y esto podría generar impactos amplios, complejos y catastróficos tanto en la salud, la sociedad y la economía.

 

  1. CONCLUSIÓN

 No importan las creencias, de algo estamos seguros y es que la evidencia científica sobre el cambio climático global es inequívoca; el calentamiento global está acelerando el derretimiento glaciar y no solo eso, podríamos liberar grandes cantidades de carbono almacenado que, a su vez, podría empeorar el calentamiento. Sabemos que los virus, hongos y bacterias atrapadas en ese hielo que se está derritiendo podría liberarlos; imaginemos que un equivalente prehistórico del virus del sika o un virus completamente nuevo aparece como el resultado de ese deshielo; nuestros cuerpos no tienen inmunidad y no tendremos vacunas para hacerles frente, no creo que una guerra sea lo que nos asesine. Serán estas formas ancestrales de patógenos las que podrían causar una pandemia; no es la naturaleza pidiendo ayuda, estas son advertencias.

  1. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alvares J, (2017). Relevancia en los glaciares. Disponible en: https://www.nuevamujer.com/bienestar/2013/12/18/la-relevancia-de-los-glaciares.html

Las diapositivas de la conferencia de prensa del 15 de enero están disponibles (en inglés) en:https://www.ncdc.noaa.gov/sotc/briefings/20200115.pdf

El Informe global de NOAA está disponible (en inglés) en: https://www.ncdc.noaa.gov/sotc/global/201913

Aque fundación (s.f.) Glaciares, parte esencial del ciclo del agua. Disponible en https://www.fundacionaquae.org./

Delso D. (1981) El glaciar Perito Moreno en Argentina es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1981. Disponible en: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)],%20via%20Wikimedia%20Commons

Fox J. (2017). Los peligros de las enfermedades ocultas bajo el hielo durante miles de años que están despertando. BBC Earth. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/vert-earth-39851987

ECONOTICIAS (2017). Amenaza oculta en el hielo: las consecuencias del calentamiento global pueden estar siendo subestimadas. Revista BIOKA. Edición 1. Disponible en: https://revistabioika.org/assets/multimedia/docs/es/revisiones/rosa.dias@revistabioika.org/20170527192814-ed1-econoticia7-permafrost-es.pdf

Hodgkins, S. B., Tfaily, M. M., McCalley, C. K., Logan, T. A., Crill, P. M., Saleska, S. R & Chanton, J. P. (2014). Changes in peat chemistry associated with permafrost thaw increase greenhouse gas production. Proceedings of the National Academy of Sciences, 111(16), 5819-5824.

Yong, E. (2014). Giant virus resurrected from 30,000-year-old-ice. Nature News. DOI: 10.1038/nature.2014.14801

Dias R. (2017). Los virus que resurgen por el deshielo. CAMBIO CLIMÁTICODe 30.000 años de antigüedad. Disponible en: https://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/04/56603ed2e2704e64408b45a0.html

Zhong, Z. P., Solonenko, N. E., Li, Y. F., Gazitúa, M. C., Roux, S., Davis, M. E & Thompson, L. G. (2020). Glacier ice archives fifteen-thousand-year-old viruses. bioRxiv. DOI: https://doi.org/10.1101/2020.01.03.894675

IPCC (2019) The Ocean and Cryosphere in a Changing Climate A Special Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, [Watson, R.T., I.R. Noble, B. Bolin, N.H. Ravindranath, D.J. Verardo, and D.J. Dokken (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, UK, 375 pp.

 

Pamela del Carmen-Delgado 1

1pamela.cdelgado@hotmail.com