Educación en salud en la infancia

Educación en salud en la infancia

Palabras clave: salud, prevención, infancia, hábitos, higiene, alimentación

Actualmente existen muchas enfermedades en el mundo y cada vez más, nuevas variedades de éstas nos aquejan, a pesar de que se han desarrollado diversas vacunas, sólo previenen las enfermedades infecciosas y en ocasiones éstas sólo previenen la gravedad de la enfermedad, pero se siguen presentando casos leves y de igual manera, casos por personas no vacunadas. En el tema de enfermedades no infecciosas, a pesar de las campañas de prevención, de buena nutrición, higiene personal, hábitos saludables y posturales, ejercicio, etc., seguimos teniendo una población enferma. Parte de nuestra población no tiene hábitos de higiene, nutrición o no tiene acceso a servicios de salud; sin embargo, es importante inculcar estos hábitos en la infancia.

La promoción a la salud es sumamente importante desde edades tempranas, que es cuando se forman los hábitos. Desde la infancia debemos enseñar a los niños la higiene personal y no sólo a realizarlo, sino que entienda la importancia de hacerlo y lo que conlleva una mala higiene, así como buenos hábitos de nutrición y descanso. Las horas adecuadas de sueño contribuirán a fortalecer el sistema inmune, mejorar la digestión, y el desarrollo adecuado del niño; para esto existen tablas que indican las horas de sueño según la edad del niño.

En este sentido es importante la participación de la familia, de la escuela y del personal de salud; el niño imitará lo que vea que se realice en la familia. Muchas veces un niño mal nutrido o sedentario es el reflejo de malos hábitos de alimentación y sedentarismo a nivel familiar; por ello es muy importante que toda familia se involucre en el ejemplo de los hábitos del infante.

Actualmente vemos muchos casos de obesidad y de desnutrición infantil, resultado ambas de mala alimentación: en la obesidad, desencadenando problemas cardiovasculares y en algunos casos llegar a la muerte y, en la desnutrición infantil desencadenar círculos viciosos, tales como diarrea infecciosa-desnutrición.

Otro caso mas, la mala higiene, acarrea enfermedades infecciosas, por lo que es importante que el niño entienda el cómo y el porqué del lavado de manos, baño diario, lavado bucodental, limpieza de su entorno, etc., para que lo realice como rutina diaria de manera correcta, logrando con esto una buena salud.

El personal de salud debe explicar adecuadamente a los familiares el seguimiento que se debe llevar y sobre las diversas formas de prevención de enfermedades tales como la vacunación, vigilancia de peso y talla, etc., de acuerdo con el desarrollo del infante.

Cada vez más, en las escuelas, se da educación sobre hábitos saludables; sin embargo, el personal académico debe estar informado y actualizado sobre estos temas para poder explicar al niño de manera lúdica y así colaborar en el aprendizaje correcto de estos hábitos.

 

Autores para correspondencia: Pérez- Martínez Iza 1,2

1Universidad Tecnológica de México. Campus Marina. Ciudad de México, México.

2Universidad del Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada, Aguascalientes, México

correo electrónico: iperez@clea.edu.mx

 

Palabras clave: salud, prevención, infancia, hábitos, higiene, alimentación

error: Content is protected !!