TEA en aula

Menor que presenta TEA, realizando su trabajo de manera individual,
como producto de una inclusión adecuada.

El asesor psicopedagógico

Tiene la responsabilidad de conocer qué es lo que está pasando en torno al alumno que presenta el diagnóstico TEA, evaluando cada una de las áreas dentro del desarrollo educativo.

 

Lineamientos de Diagnóstico Psicopedagógico

  1. Conocer el DX elaborado por el: neurólogo, psicólogo, paidopsiquiatra, etc.
  2. Entrevistar a los padres de familia, para evaluar: anamnesis, interés del alumno, áreas de reforzamiento, áreas de oportunidad, manejo de reglas y deberes, atención del menor ante el dx.
  3. Entrevistar al docente titular (así como de las diferentes áreas) para evaluar: planeaciones, organización, dinámicas, interacción y comunicación.
  4. Manejar un instrumento de evaluación: Observación dentro del aula (durante 1 semana); evaluar cuáles son las áreas de reforzamiento y de oportunidad para el alumno.
  5. Reporte final: deberá analizar cada una de las áreas: socioafectivo, cognoscitivo, lenguaje y físico. Para ello podrá utilizar pruebas estandarizadas para la valorización de capacidad intelectual, desarrollo evolutivo, evaluación neuropsicológica, adaptativa, lingüística, personalidad, estrategias de aprendizaje, creatividad, lectoescritura, habilidad lectora, etc.

Pruebas psicométricas

Test de vocabulario en imágenes, PEABODY.TEA Ediciones (2 años-adultos).

Batería de Aptitudes Diferenciales y Generales (BADYG), Editorial Cepe. (4-18 años).

Prueba de Imaginación creativa de niños, PIC-N. TEA Ediciones. (8-12 años).

Escala de Magallanes de Detección de Déficit de Atención y otros problemas del Desarrollo, EMA-DDA. Grupo Albor-Cohs (5 años-adultos).

Sistema de Evaluación de la Conducta de Niños y Adolescentes BASC, TEA Ediciones. (3-18 años).

Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas, ITPA. TEA Ediciones (3-10 años).

  1. Realizar reporte final, unión de los resultados obtenidos; aplicado en las 4 áreas: Comunicación-lenguaje, Social- emocional, Flexibilidad conductual y cognitiva y Generalización.

Por último, hay que tener en cuenta que la atención adecuada a las necesidades educativas dentro de las instituciones beneficiará el desarrollo académico e integral de los educandos.

Silvia B. de Lira