Un horizonte hacia las vacunas

“…No estudio por saber más, sino por ignorar menos…”

-Sor Juana Inés de la Cruz

Hoy en día la humanidad ha dado un gran paso gracias a los científicos quienes han encontrado y desarrollado curas para muchas patologías que no podían ser tratadas, por ejemplo desde la primera vacuna contra la viruela, resultado de las observaciones de Edward Jenner ahora conocido como “el padre de la inmunología” y aplicada por primera vez en 1796 a James Phipps, un niño de 8 años; sin embargo, no podemos decir lo mismo sobre los que ignoran la ciencia o de la gran cantidad de personas incrédulas que tienen información basta y aun así se niegan a hacer cambios para el bienestar propio o de sus seres queridos.

Antes el sistema de salud carecía de organización y adolecía de lagunas en asignaciones de recursos; esto dio como resultado la falta de insumos en hospitales y clínicas, que sin más han incrementado hoy en día la deficiencia en materia de salud en México.

Estos sistemas deficientes podrían organizarse mejor desde una estructura nueva comenzando con las vacunas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad, estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse por ejemplo de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos.”

La aplicación de un producto inmunizante a un organismo con objeto de protegerlo contra el riesgo de una enfermedad determinada no necesariamente produce inmunización, ya que la respuesta inmune varía de un individuo a otro.

En la distribución de la Cartilla Nacional de Salud y comprobantes de vacunación participan las unidades operativas de las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud, la Secretaría de Educación Pública y las Oficialías y Juzgados del Registro Civil. Ésta se entrega a los padres, tutores o responsables de los niños menores de 9 años. Al ser incorporados al programa de salud, todas las unidades médicas de la Secretaría de Salud, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, IMSS, ISSSTE, Petróleos Mexicanos y sector privado deberán utilizarlas. En cada consulta el personal de salud ya sea enfermero o promotor de las instituciones públicas, privadas y sociales que integran el Sistema Nacional de Salud, la revisará identificando y aplicando las vacunas correspondientes de acuerdo con el esquema de vacunación y la edad, explicando las posibles reacciones secundarias y los cuidados a seguir en esos casos.

Desde antes de la pandemia, no había suficiente material en hospitales públicos, los trabajadores sanitarios y los mismos familiares, pedían apoyo al gobierno, realizando marchas y manifestaciones; con ello evidenciaron que los nosocomios no estaban preparados y mucho menos para una pandemia.

Para eliminar una enfermedad infecciosa, la mayor parte del mundo debe ser inmune, o sea, una inmunidad colectiva. Pero ¿cómo se logra esto? Los individuos se vuelven inmunes al infectarse y sobrevivir o, por una vacuna; cuando hay suficientes personas inmunes al virus, se propaga menos y se ralentiza (se hace más lenta la propagación). En estos tipos de exterminio no queda sólo relegado a la historia, pues cuando se habla acerca de otra posible pandemia por cualquier otra gripe que pudiera ocurrir, la pregunta no es si sucederá o no, sino cuándo acontecerá. Somos incubadoras humanas, albergamos enfermedades diferentes y es cuestión de tiempo para la próxima pandemia.

Lamentablemente esto se está tornando en un juego. La información que se maneja en las redes sociales ha incrementado los mensajes “basura” e incoherentes, pero expuestos de tal manera que la gente los está creyendo, incluso más que a la información con fundamento científico, provocando que la sociedad no tome las debidas precauciones.

Aprendamos de la experiencia que nos ha dejado la historia de la humanidad, porque mientras nosotros no nos vacunemos ni vacunemos a nuestros hijos, moriremos: cuando te vacunas, te proteges y proteges a los demás.

REFERENCIAS

  1. Secretaría de Salud. (2012). NORMA Oficial Mexicana NOM-036-SSA2-2012, Prevención y control de enfermedades. Aplicación de vacunas, toxoides, faboterápicos (sueros) e inmunoglobulinas en el humano. 9 agosto 2020, de Secretaría de Salud. Sitio web: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5270654&fecha=28/09/2012

 

  1. Organización Mundial de la Salud. (2020). Vacunas. 9 agosto 2020, de Organización Mundial de la Salud Sitio web: https://www.who.int/topics/vaccines/es/#:~:text=Se%20entiende%20por%20vacuna%20cualquier,productos%20o%20derivados%20de%20microorganismos

Iza Pérez-Martínez1,2, Joseline Lisset Rincón-García 1

 

Autores para correspondencia: Iza Pérez-Martínez 1,2, Joseline Lisset Rincón-García 1

Iza Pérez-Martínez

1Universidad Tecnológica de México. Campus Marina. Ciudad de México, México.

2Universidad del Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada, Aguascalientes, México iperez@clea.edu.mx

Dirección: Calle Rebeca 146 entre Saúl y Samuel. Col. Guadalupe Tepeyac. Del. GAM. CDMX. Teléfono: 57598481 Celular: 5511562503.

Joseline Lisset Rincón-García

Correo electrónico: azulejo_gotas@hotmail.com

Dirección: calle del refugio, manzana 7, lote 25. Colonia La Cruz, codigo postal 07070,  Delegación Gustavo A madero. CDMX.

Teléfono: 57570192

Celular:5610008976

Palabras clave: salud, enfermedades infecciosas, prevención, vacunación

error: Content is protected !!